¿POR QUÉ HIDRATAR TU CUERPO?

Un aspecto importante a tener en cuenta es que el agua es un factor más que fundamental para aumentar el desarrollo y buen funcionamiento de nuestro cuerpo en general.

Pues no por nada, más de la mitad de nuestra masa corporal es agua, el consumo regular de ésta no solo hará que el cuerpo se sienta más saludable sino que también hará que el cuerpo funcione mucho mejor ya que el transporte de alimentos y regulación de la temperatura corporal están ligadas directamente al nivel de hidratación del cuerpo.

Todas las funciones corporales requieren cierta cantidad de agua para ser realizadas correctamente; como ya mencionamos anteriormente, el agua ayuda a transportar los alimentos dentro de nuestro cuerpo, lo cual ayuda a eliminar los residuos más rápidamente. Además el agua ayuda a lubricar las articulaciones de nuestro cuerpo y reafirma e hidrata los tejidos.

Por otro lado, si tu cuerpo se encuentra deshidratado puede haber múltiples consecuencias que pueden variar entre complicaciones leves hasta muy graves, o incluso la muerte en el peor de los casos. Por ellos es necesario tener mucho cuidado cuando nuestro cuerpo se pueda sentir deshidratado; según un estudio, cuando el cuerpo pierde el 2% de agua la energía y rendimiento del cuerpo decrece un 20%.

De cada cuerpo y de las actividades que se realicen a diario. El consumo de agua debe ser mucho mayor cuando se realiza algún tipo de actividad física o cuando se presentan cambios climáticos bruscos en el medio ambiente.

Si aumentas el consumo de agua a diario podrás notar un cambio en el funcionamiento de cuerpo y el organismo en general, aumentará tu energía a diario, además de ayudarte a adelgazar y a quemar grasa de manera natural.

Ahora bien, si lo que buscas es entrenar más seguido, es claro que debes tener una óptima recuperación, de tal forma preparar el cuerpo para la siguiente actividad física o rutina, ¡aquí el agua también es fundamental! Te recomendamos la inmersión en agua fría y los contrastes o intervalos de agua caliente y agua fría: Está comprobado que esta técnica es mucho más efectiva que tomar una ducha de agua caliente, fría o a temperatura, se recomiendan los intervalos en la temperatura para así componer el daño muscular y recuperar el cuerpo de una fatiga neurológica o del sistema nervioso. Por su parte, el agua fría es conveniente cuando la actividad física que se realizó fue bastante intensa, la temperatura ideal es entre 10 y 15º, y una duración de entre 5 y 15 minutos dependiendo de la temperatura del agua.

Está claro el agua trae al cuerpo una infinidad de beneficios que claro, también te permitirán ver una mejora en tu rutina y entrenamientos, para completar cada uno de ellos, acude a cada uno de los beneficios que brindan nuestros diferentes productos, cada uno pensado para una necesidad, contáctanos y atrévete a mostrar a todos tu mejor versión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Calle 4B # 57-23, Bogotá, Colombia  /  Teléfono: (571) 694 4819
Móvil: 310 697 3024
Dudas? Escríbenos